Anteriores

Powered by mod LCA

Domingo 11º del Tiempo Ordinario
Ciclo B

17 de junio 2018
 

Nueva y acogedora humanidad

     ¿Cambiar la personas o cambiar el mundo? Las dos cosas. No es posible un mundo nuevo si las personas siguen apegadas a la vieja mentalidad. Leamos la historia y veamos cómo esa fue una de las principales causas del fracaso de muchas revoluciones. Pero, por otro lado, ¿de qué valdría un hombre nuevo que no fuera capaz de crear un nuevo orden social? De ese nuevo orden, la comunidad cristiana será la primicia y la levadura; pequeña en sus comienzos, crecería y se haría grande -anunció Jesús-, aunque su grandeza no sería la que sus paisanos esperaban.

Leer más

Domingo 10º del Tiempo Ordinario
Ciclo B

10 de junio 2018
 

Jesús, su padre y su familia

     Jesús puso en crisis muchas ideas, muchas tradiciones, muchas instituciones. Hasta la religión oficial y la familia. Era necesario que quedara claro cuál era la voluntad de su Padre y quiénes podían formar parte de su otra gran familia.

 

Leer más

CORPUS CHRISTI -  Ciclo B

3 de junio 2018
 

Acción de gracias y compromiso

     En la antigua alianza Dios se comprometió a estar con una pequeña porción de la humanidad, a la que hizo su pueblo y a la que exigió que  guardara sus mandamientos; con la nueva alianza Dios se ofrece para ser Padre de todos los que quieran vivir como hermanos. Por eso esta nueva alianza se sella «mediante sangre no de cabras y becerros», sino con la del primer Hijo y del primero entre los hermanos. Por eso la Eucaristía no puede ser, entre nosotros, una ceremonia más, rutinaria y vacía. La Eucaristía recuerda y renueva el don de Jesús, su entrega a la muerte, consecuencia del conflicto con los enemigos del hombre y manifestación de su extremo amor. La Eucaristía renueva también el compromiso, sellado con sangre, de quienes han decidido hacer de la vida y de la muerte de Jesús la norma de la propia vida.

Leer más

Domingo 13º del Tiempo Ordinario
Ciclo B

1 de julio 2018
 

¿Funcionario o persona?

     Jesús había roto con la institución judía. La sinagoga lo había declarado aliado del diablo, poseído por Belcebú e investido con el poder de Satanás.
     Pero todos los que sentían la amenaza de la muerte por culpa de aquella institución, incluido un jefe de sinagoga, tuvieron que ir en busca de Jesús.
     Él les devolvió la vida.
     Y salió de aquel lugar.

 

Leer más

Solemnidad de la Santísima Trinidad Ciclo B

27 de mayo de 2018
 

Porque es el único liberador

     La historia de las relaciones de Dios con la humanidad es la historia del compromiso de Dios con la libertad y la vida de los hombres; y en ese compromiso realizado Dios se da a conocer como liberador y dador de vida; y esto en contra del intento de algunos que, interesadamente, tratan de presentar a Dios como enemigo de la libertad y amenaza para la vida de los hombres. Los dioses falsos son siempre opresores. Y falsos son los dioses de los opresores. Y sabemos qué Dios es el verdadero, porque es el único Dios liberador.

 

Leer más

Domingo de Pentecostés - Ciclo B

20 de mayo de 2018
 

Humanidad nueva contra el pecado del mundo

     Hoy celebramos la fiesta del Espíritu Santo; se supone que ya lo hemos recibido en nuestro bautismo y que hoy nos abrimos de nuevo a él, dispuestos a ser coherentes con su presencia en nosotros y a renovar nuestro compromiso de trabajar en la construcción del nuevo pueblo de Dios, de luchar por que aumenten los hombres (mujeres y varones) nuevos y crezca la nueva humanidad, denunciando, para que esto sea posible, el el el el el el el pecado del mundo, esto es,  todo lo que aleja a la humanidad de ese ideal.

Leer más

Solemnidad de la Ascensión - Ciclo B

13 de mayo de 2018
 

Dios no abandona su humanidad

     Dios quiso ser hombre; y lo fue en Jesús de Nazaret. Ese hecho no se quedó en una mera anécdota, en un episodio pasajero. Dios no ha abandonado jamás esa humanidad que asumió. Y esa fusión de la divinidad con la humanidad se convirtió en algo irreversible y definitivo: Dios sigue siendo hombre; el Hombre sigue siendo Dios.
     La ascensión de Jesús significa, además, que, porque Jesús fue fiel a su compromiso con la tierra, el Padre lo recibió en su casa y lo sentó a su lado en el cielo. Su presencia junto al Padre nos proporciona una firme seguridad pues sabemos que Jesús está ocupado en prepararnos un lugar junto a él; pero, precisamente por eso, a nosotros nos toca preocuparnos de que todos los hombres tengan un lugar digno para vivir ya aquí, en la Tierra. Todo esto celebramos hoy.

 

Leer más

Domingo 6º de Pascua - Ciclo B

6 de mayo de 2018
 

¿“El Señor”?

     Dios ya no es “señor”, al menos al estilo de los señores de la tierra. Su señorío es de otra clase. El es un Señor sin siervos. Por eso en su ley no manda que lo sirvamos a él, sino que nos queramos unos a otros. Su señorío -el del Padre y el del Hijo- no es otro que su amor sin medida, manifestado en el don de la vida, de su vida, que nos hace hijos, amigos... hermanos.

Leer más

Domingo 5º de Pascua - Ciclo B

29 de abril de 2018

Producir mucho fruto
    

Jesús se presenta como la vid verdadera. Él y los suyos, los que mantienen su adhesión a él, son el verdadero pueblo de Dios. Formar parte de este pueblo no es título que sirva de orgullo, sino exigencia y compromiso: de mantener la fidelidad a Jesús, de crecer en el amor, de construir la comunidad y de servir al mundo para que -en cada uno de nosotros y en el universo entero- sea una realidad la nueva humanidad que nace con Jesús resucitado. Éste es el fruto, una nueva humanidad.

Leer más