Anteriores

Powered by mod LCA

Formulario de acceso

Domingo 2º del Tiempo Ordinario
Ciclo C

16 de enero de 2022
 

 

Vino nuevo, renovado amor

 

    Dios no quiere alejarse de nuestro mundo; si a veces su presencia se echa de menos no es porque Él se aleje, sino porque hay quienes han olvidado que Él no puede estar allí donde no hay amor. El evangelio de hoy nos lo vuelve a decir: Dios sigue preocupado por nuestro mundo y nos da lo necesario para que la vida sea una fiesta en la que, si nosotros aceptamos su propuesta y colaboramos, Él hará que el vino -el amor- no falte, que nunca se acabe.

Domingo 3º del Tiempo Ordinario
Ciclo C

23 de enero de 2022


Libres para ser hermanos

    Jesús, al aplicarse a sí mismo la profecía en la que Isaías anuncia la intervención de Dios por medio de un enviado suyo para establecer la justicia, está describiendo cuáles son los cimientos de su proyecto: derrotar al pecado, es decir, a la injusticia establecida que niega a los hombres su dignidad y la posibilidad de una felicidad plena. La Carta de Pablo a los Corintios nos señala el techo que hay que alcanzar en esta dirección: la igualdad -privilegiando a los más débiles- de los que viven de la misma vida y aman con el mismo amor y así logran, con la fuerza del mismo Espíritu, vivir como hermanos.

Domingo 4º del Tiempo Ordinario
Ciclo C

30 de enero de 2022


Sólo amor y gracia

     Y para todos.
    Los profetas hablaban de justicia y derecho, de liberación y de solidaridad. Sus palabras molestaban, especialmente a los responsables de la injusticia y de la opresión.
    También el proyecto de Jesús encontró muy pronto oposición, especialmente en los que pretendían poseer a Dios en exclusiva; incomodó igualmente a los culpables de que la sociedad fuera egoísta e insolidaria. Pero Jesús no se arrugó ante las dificultades. Él habla de justicia
menos que los profetas. Pero el amor del que habla Jesús incluye necesariamente la superación de la injusticia y de todo tipo de opresión y explotación de las personas. De este modo, anunciando un Dios que es amor y gracia para todos, empezó a realizar su programa: construir un mundo de hermanos en el que todos los seres humanos pudieran encontrarse, como dice Pablo, en un camino excepcional: en la práctica del amor.

Domingo 5º del Tiempo Ordinario
Ciclo C

6 de febrero de 2022


Juntemos todas las manos
               

    Hace más de dos mil años, Jesús invitó a un grupo de pescadores a cambiar su actividad por esta otra: construir un mundo nuevo en el que fuera posible que todos los hombres pudieran vivir, pero vivir de verdad. La tarea todavía no está terminada; su llamada se dirige hoy a nosotros, Dios nos invita hoy a trabajar en la construcción de un mundo en el que los hombres vivan como hermanos, en que Él sea el Padre de todos. Si no nos gusta el mundo en el que vivimos, si hemos tomado conciencia de los muchos peligros que amenazan a la vida de los hombres, respondamos como lo hicieron Simón y los que estaban en su barca. Y, puesto que este trabajo es imposible para uno solo, juntemos todas las manos que estén dispuestas a colaborar, sabiendo que las primeras manos dispuestas son la de Jesús y la del Padre.

We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.