Anteriores

Powered by mod LCA

Formulario de acceso

Domingo 6º de Pascua
Ciclo B

9 de mayo 2021
 

¿“El Señor”?


    Dios ya no es “señor”, al menos al estilo de los señores de la tierra. Su señorío es de otra clase. Él es un Señor sin siervos. Por eso en su ley no manda que lo sirvamos a él, sino que nos queramos unos a otros. Su señorío -el del Padre y el del Hijo- no es otro que su amor sin medida, manifestado en el don de la vida, de su vida, que nos hace hijos, amigos... hermanos.
    ¿El Señor? Él prefiere “Padre”; Jesús prefiere amigo y hermano.

Ascensión de Jesús
Ciclo B

16 de mayo 2021
 

Dios humanizado, humanidad divinizada

    Dios quiso ser hombre; y lo fue en Jesús de Nazaret. Ese hecho no se quedó en una mera anécdota, en un episodio pasajero. Dios no ha abandonado jamás esa humanidad que asumió. Y esa fusión de la divinidad con la humanidad se convirtió en algo irreversible y definitivo: Dios permanece humanizado; el Hombre está definitivamente divinizado.
    La ascensión de Jesús significa, además, que, porque Jesús fue fiel a su compromiso con la tierra, el Padre lo recibió en su casa y lo sentó a su lado en el cielo. Su presencia junto al Padre nos proporciona una firme seguridad pues sabemos que Jesús está ocupado en prepararnos un lugar junto a él; pero, precisamente por eso, a nosotros nos toca preocuparnos de que todos los hombres tengan un lugar digno para vivir ya aquí, en la Tierra. Todo esto celebramos hoy.

Domingo de Pentecostés
Ciclo B

23 de mayo 2021
 

Fuerza de vida para una nueva humanidad

    Hoy celebramos la fiesta del Espíritu Santo; el Espíritu es la energía vital de Dios que se nos comunica para que se lleve a término la obra de la creación y que nos capacita para dedicar esa vida a luchar contra lo que impide que el ser humano llegue a su plenitud correspondiendo al amor de Dios con el amor a los hermanos y a dedicar la vida a hacer posible el  crecimiento de esa nueva humanidad justa, solidaria, sororal y fraterna.

Santísima Trinidad
Ciclo B

30 de mayo 2021
 

Dios liberador

    La historia de las relaciones de Dios con la humanidad es la historia del compromiso de Dios con la libertad y la vida de los hombres; y en ese compromiso realizado, Dios se da a conocer como liberador y dador de vida; y esto en contra del intento de algunos que, interesadamente, tratan de presentar a Dios como enemigo de la libertad y amenaza para la vida de los hombres. Los dioses falsos son siempre opresores. Y falsos son los dioses de los opresores. Y reconocemos al verdadero Dios, porque él es un Dios liberador.

Corpus Christi
Ciclo B

6 de junio de 2021
 

Acción de gracias y compromiso

    En la antigua alianza Dios se comprometió a estar con una pequeña porción de la humanidad, a la que hizo su pueblo y a la que exigió que  guardara sus mandamientos; con la nueva alianza Dios se ofrece para ser Padre de todos los que quieran vivir como hermanos. Por eso esta nueva alianza se sella «mediante sangre no de cabras y becerros», sino con la del primer Hijo y del primero entre los hermanos. Por eso la Eucaristía no puede ser, entre nosotros, una ceremonia más, rutinaria y vacía. La Eucaristía recuerda y renueva el don de Jesús, su entrega a la muerte, consecuencia del conflicto con los enemigos del hombre y manifestación de su extremo amor. La Eucaristía renueva también el compromiso, sellado con sangre, de quienes han decidido hacer de la vida y de la muerte de Jesús la norma de la propia vida.

We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.