Anteriores

Powered by mod LCA

Domingo 30º del Tiempo Ordinario
Ciclo C

27 de octubre de 2019
 

¿Quién está bien con Dios?

     ¿Quiénes? ¿Los buenos? ¿Los que cumplen las leyes y las normas? ¿Los piadosos? Puede que sí; pero con algunas condiciones: que sientan necesidad de su amistad, que la acepten como un regalo, que no desprecien a quienes no son como ellos, que no se crean los únicos amigos de Dios.
     Pero, además, hay que saber que, para acercarse a Dios no hay que alejarse de este mundo, no hay que subir al cielo: Él ha decidido bajar hasta nosotros. Basta con que queramos acogerlo y hacerle un sitio entre nosotros poniendo en práctica unas justas relaciones con el prójimo.

Leer más

Domingo 29º del Tiempo Ordinario
Ciclo C

20 de octubre de 2019
 

 

Oración: confianza en Dios
y compromiso con la justicia

     La oración es esperanza, fe y amor. Y compromiso con la justicia.
    La oración y los gestos de la liturgia podrían interpretarse como pura magia si no están respaldados por la fe en un Dios absolutamente libre que no se deja manipular por nada ni por nadie; y por la conciencia de que lo que hay que pedir en la oración es que la justicia de Dios se implante en este mundo; y, finalmente, la oración debe estar respaldada por un compromiso con eso que se pide, esto es: sólo tiene sentido si se corresponde con una vida comprometida con la justicia.

Leer más

Domingo 28º del Tiempo Ordinario
Ciclo C

13 de octubre de 2019
 

Contra toda marginación     


     Doblemente marginado, por samaritano y por leproso, descubrió la presencia de un Dios-Padre-para-todos en el proyecto -en sus palabras y en sus acciones- de Jesús. El evangelio nos vuelve a sacudir en un momento en el que parecemos dormidos, insensibles ante el aumento constante del número de los marginados en nuestro mundo. Y nos empuja a defender la dignidad de las personas y a luchar contra toda marginación.

Leer más

Domingo 27º del Tiempo Ordinario
Ciclo C

6 de octubre de 2019
 

¿Hijos o «pobres siervos»?

     Precisamente porque Jesús sabía que no sería cosa fácil, las recomendaciones a romper con lo viejo abundan a lo largo del evangelio. La morera que se hunde en el mar y desaparece representa esa ruptura. Sin embargo, todavía, entre los que nos llamamos seguidores de Jesús siguen presentes muchos de los viejos valores; y brillan por su ausencia otros que deberían ser característicos de nuestro estilo de vida, como la igualdad, la solidaridad, la comprensión, el perdón... Y, sobre todo, se echa de menos el servicio a los hermanos que no nos hace siervos, sino hijos.

Leer más

Domingo 26º del Tiempo Ordinario
Ciclo C

29 de septiembre de 2019
 

Falsa esperanza, ideología alienante

     Falsa esperanza la de los que creen que engañarán a Dios con sus muchas celebraciones litúrgicas, olvidando practicar la justicia y la solidaridad; ideología engañosa, alienante y opresora la de los que enseñan que los pobres deben resignarse con su sino y consolarse con la expectativa de una mejor suerte en la vida futura. A la luz del evangelio no se pueden separar el amor a Dios y el amor -verdadero, de hecho, no de boquilla- a los hermanos; y a la luz del mensaje de Jesús no se puede decir a los pobres que esperen a la otra vida para ser felices; porque Dios los quiere; y los quiere dichosos ya.

Leer más

Domingo 25º del Tiempo Ordinario
Ciclo C

22 de septiembre de 2019
 

No podéis creer en Dios y creeros dioses

 

      Servir al dinero es adorarse a sí mismo; el dinero, cuando se busca por sí mismo y no sólo como medio para satisfacer las necesidades básicas de la vida, no es más que un instrumento para adquirir poder, para sentirse fuerte y someter a otros a servidumbre. Por eso la búsqueda codiciosa del dinero es incompatible con la cercanía al verdadero Dios, el que siendo Padre hace hijos libres a todos los hombres.

Leer más

Domingo 24º del Tiempo Ordinario
Ciclo C

15 de septiembre de 2019
 

Un Dios Padre, sólo libertad y amor



    Nos han acostumbrado a temer a Dios y nos cuesta trabajo aceptar que Dios es sólo amor. Pero así lo explica con toda claridad el evangelio de hoy, superando y completando la incompleta revelación que de Dios nos ofrece el Antiguo Testamento. El Dios eternamente enojado no es el Padre de Jesús; y no debe gustarle nada que pensemos que eso podría ser posible. Y nosotros, si realmente queremos ser sus hijos, debemos intentar parecernos a Él y renovar nuestro mundo, desde sus mismos cimientos, para que pueda ser un mundo de hermanos, hijos de un Dios que sólo es amor. Y, por eso, es fuente y garantía de libertad.

Leer más

Domingo 23º del Tiempo Ordinario
Ciclo C

8 de septiembre de 2019
 

Decisión consciente y libre

 

    A Jesús no le gusta la popularidad fácil y trata de eludir el baño de multitudes que no le habría sido difícil alcanzar muy pronto y mantener a lo largo de toda su actividad.  La radicalidad de sus exigencias y la claridad con que las plantea a todos los que lo escuchan muestra a las claras que lo que a él le interesaba de verdad es que la decisión de seguirlo fuera adulta, consciente, libre y responsable.

Leer más

Domingo 22º del Tiempo Ordinario
Ciclo C

1 de septiembre de 2019
 Autoestima más solidaridad

     La humildad es una virtud sólo si es expresión de la solidaridad y el amor. Sentirse o considerarse pequeño debe tener como motivación el respeto y el reconocimiento de la valía de los demás, nunca el desprecio de nosotros mismos; y como objetivo primordial la solidaridad con los más pequeños y el compromiso en la construcción de un mundo sin soberbias ni humillaciones, un mundo de personas hermanadas, simbolizado en los evangelios mediante la imagen de una fiesta, de un banquete. En ese banquete no hay puestos de privilegio, y si se pone un asiento más alto, ese puesto será siempre para alzar al más pequeño.
     La vida no debería ser una permanente competición. O tal vez sí; pero en este caso el único competidor a superar, debe ser uno mismo.

Leer más