Anteriores

Powered by mod LCA

Domingo 5º de Cuaresma
Ciclo C

7 de abril de 2019
 

¿Amor  o castigo?

    De nuevo el evangelio pone frente a frente la mentalidad de los fariseos y la novedad del mensaje de Jesús; aquellos, ante el hecho del pecado, no entendían que pudiera haber otro camino más que el juicio, la condena y el castigo del pecador; Jesús, que condena el pecado, no viene a juzgar a las personas sino a ofrecerles amor y vida. ¿De qué lado estamos nosotros?

Leer más

Domingo 4º de Cuaresma
Ciclo C

31 de marzo 2019
 

Hijos libres; hijos y hermanos.

    El hijo menor, para ser libre, se alejó de la casa paterna; se equivocó, rectificó y pudo beneficiarse del amor de su padre; pero el mayor, al renunciar a la libertad, se cerró el paso a la experiencia del amor, no supo vivir como hijo y no quiso vivir como hermano.o.
    Si, en su relación con los hombres y tal y como lo presentaban los fariseos,  Dios anulara la libertad del hombre manteniéndolo en permanente minoría de edad, la huida del hijo pródigo habría estado justificada. Si todavía, y dentro del ámbito de influencia del cristianismo, hay quienes piensan que creer en Dios supone renunciar a la libertad, ¿no será que seguimos presentando al Dios fariseo en lugar de presentar al Padre de Jesús, y por eso muchos nada quieren saber de El?

Leer más

Domingo 3º de Cuaresma
Ciclo C

24 de marzo 2019
 

¿Pedimos prórroga?

    La institución religiosa judía es comparada en el evangelio con una higuera, que no da fruto. El fruto que el Señor espera recoger no es otro que su justicia implantada en la Tierra. Pero, ¡atención! Lo que dice el evangelio sobre las instituciones judías no tiene como objetivo el hacer una simple crítica del pasado, sino ofrecer también una enseñanza para el futuro. Por eso nosotros, miembros de la comunidad cristiana debemos hacernos hoy esta pregunta: y nuestros frutos, ¿...cuáles son, dónde están?

Leer más

Domingo 2º de Cuaresma
Ciclo C

17 de marzo 2019
 

Una humanidad transfigurada

    La transfiguración de Jesús anuncia su resurrección y confirma que a ella se llegará a través de un n «éxodo», es decir, a través de un proceso. Éste  será duro y conflictivo y en él que inevitable enfrentarse a los poderes de este mundo, que son quienes reducen al hombre a la bajeza en que se encuentra. Para hacer este camino sólo un guía es válido: Jesús, sólo Jesús. Moisés y Elías, siendo personajes importantísimos en la Historia de la Salvación, ya no son los portavoces de Dios. Por eso, sólo a él, único portavoz del Padre, debemos escuchar; y sólo siguiéndolo a él podremos llegar a ver el mundo de los hombres transfigurado.

Leer más

Domingo 1º de Cuaresma
Ciclo C

10 de marzo 2019
 

Desierto: aprender a ser libres

    Tal y como lo cuenta el evangelio, Jesús llega ya al desiertoto  «lleno del Espíritu Santo»; y es el Espíritu el que «lo fue llevando por el desierto durante cuarenta días». El evangelista quiere dejar claro, y por adelantado,  que Jesús poseía capacidad sobrada para superar cualquier tentación. No, no había peligro; pero tenía que enseñarnos -¡y cuánto cuesta que lo aprendamos!- que la conquista de la libertad pasa por la ruptura con los enemigos del ser humano. Volvamos de nuevo al desierto, descubramos las tentaciones que  nos acechan, y renovemos el proceso y el compromiso que nos ha de llevar a la verdadera libertad.

Leer más

Domingo 8º del Tiempo Ordinario
Ciclo C

3 de marzo de 2019
 

El fruto muestra el corazón del árbol



    Es fácil condenar a los demás, sobre todo si el juicio lo hacemos sobre las intenciones. Jesús nos da un criterio, no para convertirnos en jueces de nuestros hermanos, sino para juzgarnos a nosotros mismos: nuestros frutos, nuestras acciones. Y el uso que hacemos de una de las facultades que nos distinguen de los demás seres de la creación: la palabra. Si actuamos y hablamos bien, nuestro corazón estará sano, si no...

Leer más

Domingo 7º del Tiempo Ordinario
Ciclo C

24 de febrero 2019
 

Para que seáis hijos

    Ser hijos de Dios: ¿sólo un motivo de orgullo? ¿Un pasaporte seguro para la otra vida, para la salvación eterna? ¿O nada más que un documento, una partida de bautismo que nos hace miembros de una determinada sociedad y nos inserta en medio de unas determinadas tradiciones? Nada de eso: ser hijo de Dios es la consecuencia de una elección, el resultado de una opción y el final de un camino, de un proceso de maduración hasta lograr un amor a imagen y semejanza del amor del Padre. Del único Padre, el del cielo.

Leer más

Domingo 5º del Tiempo Ordinario
Ciclo C

10 de febrero 2019
 

Pescar hoy hombres vivos

    Hace más de dos mil años, Jesús invitó a un grupo de pescadores a cambiar su actividad por esta otra: construir un mundo nuevo en el que fuera posible que todas las personas pudieran vivir, pero vivir de verdad. La tarea todavía no está terminada; su llamada se dirige hoy a nosotros, Dios nos invita hoy a trabajar en la construcción de un mundo en el que los hombres vivan como hermanos, en que Él sea el Padre de todos. Si no nos gusta el mundo en el que vivimos, si hemos tomado conciencia de los muchos peligros que amenazan a la vida de los hombres, respondamos como lo hicieron Simón y los que estaban en su barca y asumamos la tarea de e e pescar hombres vivos.

Leer más

Domingo 4º del Tiempo Ordinario
Ciclo C

3 de febrero 2019
 

Sólo amor y gracia

    Y para todos.
    Los profetas hablaban de justicia y derecho, de liberación y de solidaridad. Sus palabras molestaban, especialmente a los responsables de la injusticia y de la opresión.
    También el proyecto de Jesús encontró muy pronto oposición, especialmente en los que pretendían poseer a Dios en exclusiva; incomodó igualmente a los culpables de que la sociedad fuera egoísta e insolidaria. Pero Jesús no se arrugó ante las dificultades. Él habla de justicia
menos que los profetas. Pero el amor del que habla Jesús incluye necesariamente la superación de la injusticia y de todo tipo de explotación de las personas. De este modo, anunciando un Dios que es amor y gracia para todos, empezó a realizar su programa: construir un mundo de hermanos en el que todos los hombres pudieran encontrarse, como dice Pablo, en un camino excepcional: en la práctica del amor.

Leer más