Anteriores

Powered by mod LCA

Formulario de acceso

Domingo 2º de Cuaresma
Ciclo B

25 de febrero de 2024
 

 

No valen atajos

     En la lucha de cada día es donde se podrá alcanzar la victoria; por medio del compromiso humilde y fiel, desde abajo, en solidaridad con los que más abajo se han quedado en nuestra sociedad. La meta es gloriosa, la victoria segura: plenitud humana, un mundo de justicia y paz y vida definitiva. Pero para lograrla, hay que ganarla. Y puede que, en apariencia -el Padre hará que sólo sea en apariencia-, haya también que perderla.
     Pero cuando se ha experimentado cercana o presente la gloria que se espera, existe el peligro de olvidarse del camino que hay que hacer; ahora bien, si para nosotros la meta es la misma que la de Jesús, también es idéntico el camino. Y no valen atajos: no se puede llegar a la meta sin antes completar todo el camino.

Domingo 3º de Cuaresma
Ciclo B

3 de marzo de 2024
 

¿El templo? ¡El corazón humano!

     Por mucho que en el transcurso de los siglos los manipuladores de la fe de los pueblos lo hayan intentado encerrar, Dios no cabe entre cuatro paredes, sólo cabe en el Hombre, en la persona que, por amor, entrega y gasta su vida luchando por la justicia y por la libertad de sus semejantes. Y en los grupos humanos en los que ese amor es la característica que los identifica.
     Aunque los fieles de todas las religiones se han empeñado en construir para Él casas y palacios, Él no quiere vivir más que al calor del corazón del Hombre que ama a sus hermanos hasta vencer la muerte. Dios no cabe entre cuatro paredes: El Hombre -Jesús como primogénito y cada una de las personas de esta tierra- es, o puede ser, su templo.

Domingo 4º de Cuaresma
Ciclo B

10 de marzo de 2024
 

 

No hay temor en el amor

    No nos debe dar miedo de Dios; si hay que temer a alguien es a nosotros mismos. No es Dios el que puede amargarnos la vida -ni ésta ni la futura-. Lo que nos puede perder es nuestra insensatez, nuestra resistencia a acoger lo que nos ofrece y el negarnos a aceptarlo tal y como él se quiere manifestar: como amor sin límite.
    La crueldad de los poderosos, quienes con su inmensa capacidad de violencia se constituyen a sí mismos en dioses, aprovechando nuestra propia insensatez, es lo que puede
provocar, a su antojo, conmoción y terror.

Domingo 5º de Cuaresma
Ciclo B

17 de marzo de 2024
 

Nos anima la esperanza

    Jesús está a punto de culminar su enfrentamiento con los poderes de este mundo: la jerarquía judía, el poder imperial romano... Están decididos a acabar con él pues, en su mensaje, ven un peligro para sus injusticias y privilegios. Y él, que es un hombre de bien, siente horror ante el odio y también, -¡cómo no!- ante el dolor y la muerte. Pero, a pesar de todo, mantiene su compromiso. Y su amor, manifestado en su entrega, será semilla de una nueva vida para todos.
    Porque eso fue su muerte, porque en ella se manifestaron la gloria y el amor de Dios, y porque esa semilla sigue dando fruto, siempre seguirá viva la esperanza.

We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.