Anteriores

Powered by mod LCA

Formulario de acceso

Domingo 11º del Tiempo Ordinario
Ciclo B

16 de junio de 2024
 

Comunidad humilde y acogedora

    ¿Cambiar a las personas o cambiar el mundo? Las dos cosas. No es posible un mundo nuevo si las personas siguen apegadas a la vieja mentalidad. Leamos la historia y veamos cómo esa fue una de las principales causas del fracaso de muchas bienintencionadas revoluciones. Pero, por otro lado, ¿de qué valdría un hombre nuevo que no fuera capaz de crear un nuevo orden social? De ese nuevo orden, la comunidad cristiana debe ser primicia y levadura; pequeña en sus comienzos, crecerá y se hará grande -anunció Jesús-, aunque su grandeza no sería la que sus paisanos esperaban ni la que muchas veces algunos han querido.

Domingo 12º del Tiempo Ordinario
Ciclo B

23 de junio de 2024
 

¿Jesús secuestrado?

    El relato de la tempestad calmada significa la superación de una grave tentación: la de secuestrar a Jesús. Es el intento de monopolizar su persona para hacer compatible su proyecto con el fanatismo religioso, con el nacionalismo excluyente, o con los privilegios de una raza, de una clase, de una cultura, de una tradición religiosa... Es la pretensión de aprovechar lo nuevo conservando lo viejo... Es cambiar algo con la intención de que no cambie nada. ¿Cuántas veces se habrá repetido ese intento de secuestrar a Jesús? ¿Habrá hoy quien todavía pretenda secuestrarlo?

Domingo 13º del Tiempo Ordinario
Ciclo B

2 de julio de 2024
 

¿Institución o vida?

    Jesús había roto con la institución judía. La sinagoga lo había declarado aliado del diablo, poseído por Belcebú e investido con el poder de Satanás.s.
    Pero los que sintieron que caminaban hacia la muerte por culpa de aquella institución fueron a buscar y se acercaron a Jesús.
    Él les devolvió la vida.
    Y salió de aquel lugar. (Mc 6,1)

Domingo 14º del Tiempo Ordinario
Ciclo B

9 de julio de 2024
 

Sólo era el carpintero del pueblo

   Creer en Dios resulta relativamente fácil. Sobre todo si nos hacemos un Dios -un «algo»- a nuestra medida y lo enviamos a un cielo lejano, muy lejano. Pero, en Jesús, Dios quiso venirse a nuestro lado, ser uno más, uno del pueblo, uno de tantos (Flp 2,7). Desde entonces, para creer en ese Dios, en el Dios de Jesús, hay que aceptar que a Él sólo se puede llegar por el Hombre. Y quizá por eso resulta un poco más difícil -para algunos prácticamente imposible- creer en el Dios de Jesús.

Domingo 15º del Tiempo Ordinario
Ciclo B

14 de julio de 2024
 

Los auténticos mensajeros

    Son muchos los que hablan en nombre de Jesús de Nazaret, y, a veces, lo que dicen unos y otros resulta incompatible; ¿Cómo podemos saber quién anuncia el verdadero evangelio? ¿Cómo distinguir el mensajero de la Buena Noticia de Jesús ante tantos que, de modos tan diversos, dicen anunciarla? El evangelio de hoy nos indica los rasgos que, como mínimo deben, configurar la fisonomía de los mensajeros de la Buena Noticia de Jesús.

We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.