Anteriores

Powered by mod LCA

Corpus Christi
22 de junio de 4014

Compartir el pan, compartir la vida

 

 

 

Celebrar la eucaristía no puede quedarse en un rito mágico ni en una ceremonia vacía; ni siquiera puede ser una devoción seria, pero individual, ajena a los problemas de la vida o el trabajo, del mundo o la sociedad; tampoco un momento de simple recogimiento, de experiencia meramente interior. Por supuesto que no puede ser una experiencia superficial; pero eso no significa que se agote en sí misma ni mucho menos en mí mismo. Ha de ser una experiencia abierta a la vida de Dios que como amor se recibe y que necesariamente se comunica como amor a los hermanos, como amor a la humanidad.

Leer más

Domingo de la Santísima Trinidad
15 de junio de 2014

Dios: vida, amor y libertad para los hombres

 

 

     El nuestro es un Dios que, porque da la vida, es Padre; porque entrega su vida para hacer hermanos es Hijo: y, como vida que se entrega para que los hermanos se quieran, es Espíritu. Un Dios que ha querido manifestarse como Hombre entre los hombres y que ha querido que el hombre pase, como Hijo, a formar parte de la divinidad. Un Dios que es amor, sólo amor, en sí mismo y en sus relaciones con el hombre. Un Dios al que damos gloria cuando hacemos que su misericordia reine entre nosotros. Un Dios que se define a sí mismo por su relación con la humanidad: Padre de los hombres, hermano de los hombres y vida, amor y libertad de los hombres.
     Esto es lo que celebramos este domingo.

Leer más

Domingo de Pentecostés
8 de junio de 2014

Palabra, Espíritu y Vida

 

 

Entenderse a fondo, dice la filosofía del lenguaje, supone compartir la vida. La Palabra de Dios nos dice hoy que hay una Palabra -la suya, que puede ser nuestra- que es vida; y nos ofrece una vida -su Espíritu, también a nuestra disposición-, que hace transparente la palabra. A pesar de ello, ni nos entendemos, ni contribuimos a que otros se entiendan. ¿Hemos olvidado aquella Palabra o expulsado de entre nosotros al Espíritu?

Leer más

Ascensión del Señor
1 de junio de 2014

Eliminar la distancia entre Cielo y Tierra

 

          La Ascensión de Jesús significa que él, después de resucitar, subió a la casa del Padre y se instaló junto al Él. Con esto, estamos afirmando: que Dios está y estuvo siempre con Jesús y no estaba, ni está, con los que lo mataron; que su proyecto está respaldado por el mismo Dios y, por tanto, es posible, pues al resucitarlo y llevarlo junto a él, el Padre le dio la razón y se la quitó a sus enemigos; y que nuestra esperanza no está vacía, pues la presencia de Jesús junto al Padre, la avala definitivamente. Y que en Jesús la humanidad queda divinizada y, al mismo tiempo, la divinidad, humanizada.

Leer más

Domingo 6º de Pascua
25 de mayo de 2014

Con la fuerza del Espíritu

 

Necesitamos su energía en medio de un mundo que camina en dirección contraria a la que señala el evangelio. Necesitamos ese valedor para atrevernos a esperar que este mundo llegue a ser un mundo de hermanos bajo el reinado del Padre, Dios de amor y ternura. Necesitamos su valor para tener la osadía de decir este mensaje en medio de un mundo gobernado por el dinero, dios de la absoluta rentabilidad, y por su fuerza, la violencia homicida, ya se manifieste como agresión armada o como injusticia, hambre y miseria. En una palabra: lo necesitamos porque él nos identifica, haciéndonos partícipes de la misma vida y capaces del mismo amor, con Jesús y con el Padre, de quien proceden esa vida, ese amor y ese mismo Espíritu.

Leer más

Domingo 5º de Pascua
18 de mayo de 2014

 

 

 

El Dios de Jesús


¿Cómo es Dios? ¿Cómo es de verdad Dios? No basta decir que creemos en un Dios único y que, por tanto, ese es el verdadero Dios; ni siquiera es suficiente invocar como Dios al Padre de Jesús. Porque no sólo cada religión presenta su propia imagen de Dios; entre los mismos cristianos podemos encontrarnos con representaciones de Dios totalmente incompatibles entre sí. Con la boca, al menos, al mismo Dios invocan explotados y explotadores, mártires de la fe, como Oscar Romero o Ignacio Ellacuría, y sus propios asesinos. Entonces, ¿cómo podemos llegar a conocer el verdadero rostro de Dios?

Leer más

Domingo 4º de Pascua
11 de mayo de 2014

Puerta abierta a la vida y a la libertad

 

 

 

Son muchos los hombres y los pueblos que siguen sometidos a ladrones y bandidos. Y, cuando no es así, nunca dejan los ladrones y bandidos de estar al acecho; y nunca faltan fariseos que se ofrecen para prestar justificación ideológica a sus latrocinios y a sus crímenes. La ruptura con esos regímenes opresores, la denuncia de los actuales fariseos y, finalmente, la presentación de Jesús y de su mensaje como puerta segura para la salvación, es decir, para la liberación, son exigencias fundamentales de nuestra fe a las que no podemos dar de lado. Esa es tarea nuestra desde que nos vinculamos por nuestro bautismo a Jesús; él va delante de nosotros, mostrándonos la salida hacia la libertad, como buen pastor.

Leer más

Domingo 3º de Pascua
4 de mayo de 2013

 Del desaliento a la esperanza y al compromiso

 

         Pensaban que Jesús había quedado derrotado. Pero cuando descubrieron que aquel caminante era el mismo que dio de comer a las multitudes recobraron la fe. Y creyeron. Quizá nos haga falta a nosotros alguna experiencia fuerte para salir del desánimo y el aburrimiento que parece dominar en este comienzo de siglo. Tenemos que recobrar la seguridad de la fe en un Dios que es Padre liberador y que nunca falla a los suyos. Y con la fe, la firmeza en la esperanza de un mundo mejor y el compromiso en favor de ese mundo de hombres libres y hermanos.

Leer más

Domingo 2º de Pascua
27 de abril de 2014

 

 

Abrid las puertas a una nueva humanidad

 

         Los discípulos de Jesús no podemos vivir encerrados, presos del miedo a un mundo que no nos acepta. Jesús está presente en su comunidad y le ofrece, con su deseo de paz, el Espíritu, que los capacita para realizar una importante tarea: incorporar a quienes lo acepten a su proyecto de una nueva humanidad solidaria y fraterna. Al realizar esa tarea tendrán que ir con la verdad por delante, denunciando la injusticia y acogiendo, si quieren integrarse en la comunidad, a quienes rompan con ella -con la injusticia; y siempre, en comunión solidaria con la comunidad en cuyo centro estará permanentemente Jesús.

Leer más

Ms artculos...

  1. 1226Pascua1Comentario