Anteriores

Powered by mod LCA

Domingo 15º del Tiempo Ordinario - Ciclo A
13 de julio de 2014

 

 

¿Como tenemos preparada nuestra tierra?

 

          La palabra de Dios, y en concreto el mensaje de Jesús, no echa raíces en cualquier sitio. El sembrador siembra semilla buena, pero, para que pueda germinar y dar fruto, necesita que también la tierra sea buena y, sobre todo, que esté adecuadamente preparada para recibirla. Si no es así, la semilla se perderá y la tierra quedará infecunda.

Leer más

Domingo 14º del Tiempo Ordinario - Ciclo A
6 de julio de 2014

Saber y, además, querer

 

         En la tradición cristiana, la relación de la ciencia con la fe no ha sido fácil. Desde aquellos primeros filósofos que acusaban de irracionales a los primeros cristianos por tener fe y contra quienes reaccionaron los escritores que conocemos como apologistas hasta los investigadores contemporáneos que consideran incompatible la fe con el progreso de la ciencia, pasando por los sabios renacentistas perseguidos por la inquisición de los que Galileo es el ejemplo más conocido, muchos han sido los conflictos entre los dogmas religiosos y la ciencia. Y, con frecuencia,  el transcurso del tiempo parece que ha ido dando la razón a los científicos. ¿Serán incompatibles razón y creencia trascendente, inteligencia humana y fe en Jesús de Nazaret? ¿Es eso lo que quiere decir el evangelio de este domingo?

Leer más

Santos Pedro y Pablo
29 de junio de 2014

¿Cuál es nuestra respuesta?

 

         Pedro y Pablo ya dieron su respuesta. Hoy es a nosotros -a quien quiera considerarse seguidor de Jesús- a quienes toca responder esa pregunta. Y no vale una respuesta cualquiera. Ni siquiera es suficiente responder que Jesús es el Mesías o el Hijo de Dios: hay que decir de qué Dios hablamos. Porque Jesús no es hijo de un dios cualquiera: es Hijo del Dios de la Vida.

Leer más

Corpus Christi
22 de junio de 4014

Compartir el pan, compartir la vida

 

 

 

Celebrar la eucaristía no puede quedarse en un rito mágico ni en una ceremonia vacía; ni siquiera puede ser una devoción seria, pero individual, ajena a los problemas de la vida o el trabajo, del mundo o la sociedad; tampoco un momento de simple recogimiento, de experiencia meramente interior. Por supuesto que no puede ser una experiencia superficial; pero eso no significa que se agote en sí misma ni mucho menos en mí mismo. Ha de ser una experiencia abierta a la vida de Dios que como amor se recibe y que necesariamente se comunica como amor a los hermanos, como amor a la humanidad.

Leer más

Domingo de la Santísima Trinidad
15 de junio de 2014

Dios: vida, amor y libertad para los hombres

 

 

     El nuestro es un Dios que, porque da la vida, es Padre; porque entrega su vida para hacer hermanos es Hijo: y, como vida que se entrega para que los hermanos se quieran, es Espíritu. Un Dios que ha querido manifestarse como Hombre entre los hombres y que ha querido que el hombre pase, como Hijo, a formar parte de la divinidad. Un Dios que es amor, sólo amor, en sí mismo y en sus relaciones con el hombre. Un Dios al que damos gloria cuando hacemos que su misericordia reine entre nosotros. Un Dios que se define a sí mismo por su relación con la humanidad: Padre de los hombres, hermano de los hombres y vida, amor y libertad de los hombres.
     Esto es lo que celebramos este domingo.

Leer más

Domingo de Pentecostés
8 de junio de 2014

Palabra, Espíritu y Vida

 

 

Entenderse a fondo, dice la filosofía del lenguaje, supone compartir la vida. La Palabra de Dios nos dice hoy que hay una Palabra -la suya, que puede ser nuestra- que es vida; y nos ofrece una vida -su Espíritu, también a nuestra disposición-, que hace transparente la palabra. A pesar de ello, ni nos entendemos, ni contribuimos a que otros se entiendan. ¿Hemos olvidado aquella Palabra o expulsado de entre nosotros al Espíritu?

Leer más

Ascensión del Señor
1 de junio de 2014

Eliminar la distancia entre Cielo y Tierra

 

          La Ascensión de Jesús significa que él, después de resucitar, subió a la casa del Padre y se instaló junto al Él. Con esto, estamos afirmando: que Dios está y estuvo siempre con Jesús y no estaba, ni está, con los que lo mataron; que su proyecto está respaldado por el mismo Dios y, por tanto, es posible, pues al resucitarlo y llevarlo junto a él, el Padre le dio la razón y se la quitó a sus enemigos; y que nuestra esperanza no está vacía, pues la presencia de Jesús junto al Padre, la avala definitivamente. Y que en Jesús la humanidad queda divinizada y, al mismo tiempo, la divinidad, humanizada.

Leer más

Domingo 6º de Pascua
25 de mayo de 2014

Con la fuerza del Espíritu

 

Necesitamos su energía en medio de un mundo que camina en dirección contraria a la que señala el evangelio. Necesitamos ese valedor para atrevernos a esperar que este mundo llegue a ser un mundo de hermanos bajo el reinado del Padre, Dios de amor y ternura. Necesitamos su valor para tener la osadía de decir este mensaje en medio de un mundo gobernado por el dinero, dios de la absoluta rentabilidad, y por su fuerza, la violencia homicida, ya se manifieste como agresión armada o como injusticia, hambre y miseria. En una palabra: lo necesitamos porque él nos identifica, haciéndonos partícipes de la misma vida y capaces del mismo amor, con Jesús y con el Padre, de quien proceden esa vida, ese amor y ese mismo Espíritu.

Leer más

Domingo 5º de Pascua
18 de mayo de 2014

 

 

 

El Dios de Jesús


¿Cómo es Dios? ¿Cómo es de verdad Dios? No basta decir que creemos en un Dios único y que, por tanto, ese es el verdadero Dios; ni siquiera es suficiente invocar como Dios al Padre de Jesús. Porque no sólo cada religión presenta su propia imagen de Dios; entre los mismos cristianos podemos encontrarnos con representaciones de Dios totalmente incompatibles entre sí. Con la boca, al menos, al mismo Dios invocan explotados y explotadores, mártires de la fe, como Oscar Romero o Ignacio Ellacuría, y sus propios asesinos. Entonces, ¿cómo podemos llegar a conocer el verdadero rostro de Dios?

Leer más