Anteriores

Powered by mod LCA

Ascensión del Señor - Ciclo A

24 de mayo de 2020
 

Alcanzar el Cielo pisando Tierra

   La Ascensión de Jesús significa que él, después de resucitar, subió a la casa del Padre y se instaló junto al Él. Con esto, estamos afirmando: que Dios está y estuvo siempre con Jesús y no estaba, ni está, con los que lo mataron; que su proyecto está respaldado por el mismo Dios y, por tanto, es posible, pues al resucitarlo y llevarlo junto a él, el Padre le dio la razón y se la quitó a sus enemigos; y que nuestra esperanza no está vacía, pues la presencia de Jesús junto al Padre, la avala definitivamente. Y que en Jesús la humanidad queda definitivamente divinizada y, al mismo tiempo, la divinidad, humanizada.

Leer más

Domingo 6º de Pascua - Ciclo A

17 de mayo de 2020
 

Con la energía del Espíritu

   Necesitamos su energía  en medio de un mundo que camina en dirección contraria a la que señala el evangelio. Necesitamos ese valedor para atrevernos a esperar que este mundo llegue a ser un mundo de hermanos bajo el reinado del Padre, Dios de amor y ternura. Necesitamos su valor para tener la osadía de proclamar este mensaje en medio de un mundo gobernado por el dinero, dios de la absoluta rentabilidad, y por su fuerza, la violencia homicida, ya se manifieste como agresión armada o como injusticia, hambre y miseria. En una palabra: lo necesitamos porque él nos identifica, haciéndonos partícipes de la misma vida y capaces del mismo amor, con Jesús y con el Padre, de quien proceden esa vida, ese amor y ese mismo Espíritu.

Leer más

Domingo 5º de Pascua - Ciclo A

10 de mayo de 2020
 

El Dios de Jesús

   ¿Cómo es Dios? ¿Cómo es de verdad Dios? No basta decir que creemos en un Dios único y que, por tanto, ese es el verdadero Dios; ni siquiera es suficiente invocar como Dios al Padre de Jesús. Porque no sólo cada religión presenta su propia imagen de Dios; entre los mismos cristianos podemos encontrarnos con representaciones de Dios totalmente incompatibles entre sí. Con la boca, al menos, al mismo Dios invocan explotados y explotadores, mártires de la fe, como Oscar Romero o Ignacio Ellacuría, y sus propios asesinos. Entonces, ¿cómo podemos llegar a conocer el verdadero rostro de Dios?

Leer más

Domingo 4º de Pascua - Ciclo A

3 de mayo de 2020
 

Sigámoslo...abriendo puertas

   Son muchos los hombres y los pueblos que siguen sometidos a ladrones y bandidos. Y, cuando no es así, nunca dejan los ladrones y bandidos de estar al acecho; y nunca faltan fariseos que se ofrecen para prestar justificación ideológica a sus latrocinios y a sus crímenes. La ruptura con esos regímenes opresores, la denuncia de los actuales fariseos y, sobre todo, la presentación de Jesús y de su mensaje como puerta segura para la salvación, es decir, para una liberación integral, son exigencias fundamentales de nuestra fe a las que no podemos dar de lado. Esa es tarea nuestra desde que nos vinculamos por nuestro bautismo a Jesús; él va delante de nosotros, mostrándonos la salida hacia la libertad, como buen pastor.

Leer más

Domingo 3º de Pascua - Ciclo A

26 de abril de 2020
 

Del desaliento a la esperanza
y con la esperanza... al compromiso


    Pensaban que Jesús había quedado derrotado. Pero cuando descubrieron que aquel caminante era el mismo que dio de comer a las multitudes recobraron la fe. Y creyeron. Quizá nos haga falta a nosotros alguna experiencia semejante. Necesitamos recobrar la seguridad de la fe en un Dios que es Padre liberador y que nunca falla a los suyos. Y con la fe, la firmeza en la esperanza de un mundo mejor y el compromiso en favor de ese mundo de personas libres y hermanas.

Leer más

Domingo 2º de Pascua - Ciclo A

19 de abril de 2020
 

Sin miedo, hacia una nueva humanidad

    Los discípulos de Jesús no podemos vivir encerrados, presos del miedo a un mundo que no nos acepta. Jesús está presente en su comunidad y le ofrece, con su deseo de paz, el Espíritu, que los capacita para realizar una importante tarea: incorporar a quienes lo acepten a su proyecto de una nueva humanidad solidaria y fraterna. Al realizar esa tarea tendrán que ir con la verdad por delante, denunciando la injusticia y acogiendo, si quieren integrarse en la comunidad, a quienes rompan con ella -con la injusticia; y siempre, en comunión solidaria con la comunidad en cuyo centro estará permanentemente Jesús.

Leer más

Domingo de Resurrección

12 de abril de 2020
 

Testigos de la victoria de la vida

    Decidieron eliminar al que les estorbaba, al que, según ellos ofendía a sus dioses, denunciaba su corrupción o amenazaba sus privilegios y su poder. Pero Dios, el Padre, el liberador, no estuvo de acuerdo con ellos... porque Dios estaba con él, con Jesús. Al mismo Pedro le costó trabajo creérselo: era demasiado para él aceptar que quien siempre gana -el poder de la violencia- había perdido esta vez. El otro discípulo sí que supo interpretar los signos que tenía ante sus ojos; porque había seguido a Jesús hasta la cruz y allí había sentido cerca lo que significa la fuerza del amor, la fuerza de la vida. Nosotros, hoy, somos testigos de quién fue quien obtuvo, de Dios, la victoria.

Leer más

Vigilia Pascual
Ciclo A

11 de abril de 2020
 

La cara de la cruz

    La muerte de Jesús fue una muerte real. Y vista desde la perspectiva de los que lo mataron, un fracaso. Pero la cruz es sólo un lado de la moneda. El otro, la cara, es la resurrección. Dos momentos de una única y permanente manifestación de amor, que siempre lleva a la victoria a la vida. Por eso, en el último acto de esta historia nos encontramos con una invitación a la alegría. Y al compromiso en favor de lo que buscaba el que fue injustamente ajusticiado: la justicia, el amor, la felicidad... la vida. Para todos.

Leer más

Viernes Santo - Ciclo C
10 de abril de 2020

 

Signo de vida

 

     En el catecismo que algunos aprendimos de pequeños se nos decía que la cruz es lo que nos identifica como cristianos, que «la señal del cristiano, es la Santa Cruz», y se nos pedía el máximo respeto para ese signo de fe. Pero ¿porqué es así? La cruz, en realidad, es un instrumento de tortura, un cruel y perverso instrumento de tortura y, como tal, en términos teológicos, es un instrumento de pecado. Entonces, ¿qué es lo que le da valor a la cruz? Y, ¿de qué modo se expresa el debido respeto a este signo? El amor allí manifestado convirtió el instrumento de tortura en signo y fuente de amor y de vida.

Leer más