Epifanía del Señor - Ciclo B

Primera Lectura: Isaías 60,1-6

 

Texto

     1 ¡Levántate, brilla Jerusalén, que llega tu luz
          La gloria del Señor amanece sobre ti!
     2 Mira: las tinieblas cubren la tierra,
          la oscuridad los pueblos,
     pero sobre ti amanecerá el Señor,
          su gloria aparecerá sobre ti;
     3 y caminarán los pueblos a tu luz,
          los reyes a la luz de tu aurora.
     4 Levanta la vista en torno, mira:
          todos esos se han reunido, vienen a ti;
     tus hijos llegan de lejos,
          a tus hijas las traen en brazos.
     5 Entonces lo verás, radiante de alegría;
          tu corazón se asombrará, se ensanchará
     cuando vuelquen sobre ti los tesoros del mar
          y te traigan las riquezas de los pueblos.
     6 Te inundará una multitud de camellos,
          los dromedarios de Madián y de Efá.
     Vienen todos de Sabá trayendo incienso y oro
          y proclamando las alabanzas del Señor.

Notas

          El anuncio de la liberación, que se repite una y otra vez en el mensaje de Isaías, adquiere en este texto una dimensión universalista que revela el auténtico sentido de la elección: Dios se ha fijado en Israel y lo ha elegido para que sirva de guía y de modelo al resto de las naciones.
          La gloria de Dios consiste en la vida del pueblo que, poniendo en práctica la voluntad del Señor (ver Is 60,21)
1,  muestra a toda la humanidad que es posible salir de la tiniebla -de la injusticia, del pecado- y vivir a plena luz. La verdadera religiosidad, acaba de decir el profeta, es la práctica de la justicia y precisamente en eso consiste la luz (58,8-10)2.
          Esa luz, la justicia realizada en una sociedad humana, es la que atraerá tanto a los israelitas dispersos por el mundo como al resto de los pueblos, que mostrarán su admiración y respeto mediante las ofrendas con que se presentarán ante el Señor, proclamando su grandeza.

 

1En tu pueblo todos serán justos y poseerán por siempre la tierra: es el brote que yo he plantado, la obra de mis manos, para gloria mía.

2Entonces romperá la luz como la aurora, en seguida te brotará la carne sana; te abrirá camino la justicia, detrás irá la gloria del Señor. Entonces clamarás al Señor, y te responderá, gritarás, y te dirá: Aquí estoy. Cuando destierres de ti los cepos, y el señalar con el dedo, y la maledicencia, cuando partas tu pan con el hambriento, y sacies el estómago del indigente, brillará tu luz en las tinieblas, tu oscuridad se volverá mediodía.

Los comentarios están, pòr el momento, desactivados.